Mi segunda media maratón de Madrid

El domingo pasado pude participar por segunda vez en la media maratón de Madrid. Se trata de una media bastante exigente, es casi imposible diseñar una media rápida en Madrid capital, nuestra ciudad se caracteriza por grandes desniveles, terribles para los atletas.
El año pasado debuté en la media de Madrid, aunque casi sería más adecuado decir que me estrellé. Fue un absoluto desastre, era la primera vez que preparaba una media maratón con cierta seriedad, planteándome objetivos, mis entrenamientos eran buenos y Pablo y yo veíamos posible hacer una marca inferior a 1h24 teniendo en cuenta la dureza de la prueba. La continua subida desde el km4 (Alonso Martínez) hasta el km9 (Plaza Castilla) minaron mi moral ya que empezaba a perder segundos, no era capaz de mantener el ritmo y me vine abajo, echando el pie a tierra  por primera vez pasado el km8. La insistencia de Pintxos, con paciencia infinita, consiguió que me levantase y siguiera corriendo, duré unos kilómetros antes de sentarme de nuevo. Por mucho que siguiera corriendo, me veía incapaz de subir la gran cuesta del Ángel caído ya en El Retiro. Cada vez que me paraba a caminar, Pintxos hacía que volviera a correr, y así llegamos al Retiro, como en el dicho: “caminito de San Fernando: un ratito a pie y otro caminando”. A pesar de todo eso, hice marca personal con 1h27:17. Muy lejos de lo esperado.
Este año mis aspiraciones eran muy distintas, no había entrenado para correr una media maratón, mis objetivos estaban centrados en el 10.000m.l pero sin una marca que acreditar no pude participar en el Cto de España, para colmo 10 días antes de la media maratón empecé a encontrarme mal, un poco de fiebre por las noches, malestar y dolor de garganta que me provocó una afonía el jueves anterior a la media. Con este panorama, albergaba pocas esperanzas de terminar la media, ¡casi no era capaz de correr 30 minutos!
El domingo, antes de la carrera intentaba pensar que no tenía nada que perder y que por lo menos los kilómetros que aguantase me servirían de entrenamiento. Además de todas formas iba a ir con mi pareja, Pablo Villalobos, que debutaba en la prueba. Así que el domingo me presenté en la salida con mis zapatillas de competición las Puma road racer III, son las que uso para las competiciones de ruta desde la milla hasta la media maratón, me encantan.
Cuando empecé a correr no tenía buenas sensaciones así que pensé en, por lo menos, llegar al km5. Sin embargo al iniciar la subida de Santa Engracia me vinieron a la mente los malos momentos del año pasado y quise superarme, tenía que ser capaz de llegar a Plaza Castilla sin pararme, no importaba el ritmo, lo importante era “coronar”. Decidí no mirar el reloj en toda la subida, no tenía que obsesionarme con el ritmo, así poco a poco me iban superando corredores, no fui capaz de engancharme a ningún grupo pero tenía que seguir. La glorieta de Cuatro Caminos parecía que estaba cerca, pero ¡nunca llegaba! En Bravo Murillo bastante público para las horas que eran, eso se agradece y te da un empujoncito psicológico. Me doy cuenta de que este año, contra todo pronóstico, ¡no me ha costado tanto llegar a Plaza Castilla! Esto me anima, aunque no me encuentro bien y empiezo a pensar en que aún me queda algo más de la mitad. Sobre el km 10 veo que estoy alcanzando a Recuerdo Arroyo, no quiero precipitarme, debo seguir a mi ritmo, pero la voy recortando cada vez más hasta que en el km12 aproximadamente la supero y para mi sorpresa no intenta venir conmigo. Ahora ya quedan los 2 últimos “puertos” la subida del km 14 de Serrano para continuar subiendo por Diego de León  hasta Príncipe de Vergara y mi espinita: la cuesta del Ángel caído de El Retiro. Afronto la cuesta de Serrano casi con resignación intentando pensar en que luego hay bajada y podré recuperar pero voy con las fuerzas justas, por fin llego a Menéndez Pelayo, tengo un kilómetro de bajada y prácticamente otro kilómetro y medio de llano para recuperar antes de empezar a subir por Alfonso XII. No me encuentro bien, llegando a Atocha está el km 18 y tengo la sensación de haber agotado mi energía. Sigo corriendo casi por inercia, tengo que llegar al Retiro. Cuando empiezo a subir por Alfonso XII ya no puedo más y camino un poco, los chicos que van a mi ritmo, me animan, sigo corriendo un poco pero al entrar al Retiro mi cuesta maldita me vuelve a ajusticiar y vuelvo a caminar. Sigo recibiendo ánimos y me dicen que no hay ninguna chica cerca, eso me da tranquilidad para mantener el puesto. Continuo, cuando he conseguido subir la cuesta ya quedan menos de 2km, ahora hay que rodear un poco la Rosaleda para volver con un giro de 180° por el mismo sitio, aprovecho a tomar referencias con la siguiente chica, tengo una ventaja de un minuto aproximadamente, me queda poco más de un kilómetro y veo asegurado el puesto. Ya casi en el estanque oigo a Tamara que me anima (¡Ya era hora, no la he visto en todo el recorrido!). Queda poco, último giro y ya estoy en el Paseo de coches ¡qué recta más larga! Veo el crono de meta: 1:25… ¡Último esfuerzo! Ya estoy en meta. Al final 1:25:39. Muy contenta y satisfecha. 11ª femenina, 5ª española y 3ª en el Cto de Madrid que se disputaba conjuntamente. Por su parte, Pablo aunque sin una marca relevante ha sido primer español, comprobando la dureza de la prueba.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario